EL CONJURO DE LAS CONSTELACIONES (Relatos Románticos y Fantásticos n 34) por Ana Martínez de la Riva Molina

Libros para grandes y pequeños. En nuestro sitio, puede leer en línea o descargar los libros electrónicos EL CONJURO DE LAS CONSTELACIONES (Relatos Románticos en formatos fb2, rtf, epub, txt, pdf en su teléfono: Android, iPhone, iPad. Puede leer el libro EL CONJURO DE LAS CONSTELACIONES (Relatos sin registrarse, pero durante la autorización puede dejar sus comentarios en el libro que leyó.

EL CONJURO DE LAS CONSTELACIONES (Relatos Románticos y Fantásticos n 34)

Titulo del libro : EL CONJURO DE LAS CONSTELACIONES (Relatos Románticos y Fantásticos n 34)
Fecha de lanzamiento : November 27, 2011
Autor : Ana Martínez de la Riva Molina
Número de páginas : 32
ISBN :
Editor :

Ana Martínez de la Riva Molina con EL CONJURO DE LAS CONSTELACIONES (Relatos Románticos y Fantásticos n 34)

EL CONJURO DE LAS CONSTELACIONES

CAPÍTULO I

-Hija date prisa! Nos atacan en el castillo! Sal por el pasadizo secreto y llévate mi medallón, él te guiará hasta tu destino!

-Papá, no quiero dejarte! Lucharé contra los malvados! Entre los dos podemos echarlos de nuestras Tierras!

Me besó en la frente.-Karen, por favor, te lo ruego. Vive por todos nosotros, escápate, navega en tu barca y contempla las estrellas. Tú sabes interpretarlas. Te quiero.

-Y yo a ti, papá.

Se quitó su medallón y me lo colgó en mi frágil cuello.

Me abrazó fuertemente y con una sonrisa de ánimo, desapareció entre el humo de la batalla.

Corrí lo más aprisa que pude, tropezándome con mis largas faldas. Llegué hasta el pasadizo secreto, escondido detrás del tapiz de la biblioteca. Manejé la palanca que abría la pequeña trampilla.

Me deslicé por ella y caí en un corredizo que me llevaba hasta la playa.

Mi barca estaba amarrada en la orilla. El mar estaba en calma y la noche estrellada.

Suspiré de alivio, la luna iluminaria mi camino y las constelaciones serían mi brújula hacia mi destino.

Remé con todas mis fuerzas. No descansaría hasta ver amanecer. Luego me dejaría vencer por el sueño y la corriente me arrastraría.

Busqué la Estrella Polar. Brillaba con toda su intensidad. Puse rumbo hacia el Norte. Encontraría alguna costa donde refugiarme.

Dejé vagar mis pensamientos. Mi adorado padre estaría luchando, hasta su último aliento de vida.

Mis lágrimas empapaban el medallón. Lo escondí cerca de mi corazón, para que nadie lo viera.

Era lo único que me quedaba, para sobrevivir en estas cruentas tierras.

Nunca había conocido la paz. Desde mis quince años, siempre teníamos que librar grandes batallas, para defender lo que era nuestro por derecho. Ganado con la fuerza de la espada.

Mi madre murió al darme a luz. Y nunca me he separado del hombre más bueno y honrado de nuestro reino: Mi rey y padre.

Las disputas por el poder eran continuas. La fortaleza del dirigente tenía que demostrarse cada año ante los demás contrincantes.

Se buscaban alianzas para derrocarle y así continuamente.

Mi padre, contaba con buenos caballeros, que le demostraban cada día su lealtad, dando por él, hasta sus propias vidas.

Desgraciadamente, al poco tiempo de mi nacimiento, un poderoso Conde, llegado de tierras lejanas, quiso apropiarse del reino.

Según fui creciendo, su interés también lo hizo por mí.

Estaba obsesionado por convertirme en su esposa y reinar juntos. A cambio, dejaría con vida a mi padre, el Rey Andrew.
Desterrándolo, fuera de nuestras Tierras.

Yo estaba dispuesta a los esponsales, con el malvado del Conde Otón.

Mi querido padre, jamás consintió.

Y ahora se enfrentaba, a la más sangrienta de todas las batallas.

Algún día regresaría a mi hogar y me vengaría del Conde, por las pobres almas asesinadas, que arrastraba año tras año.




Sequé mis lágrimas y con un fuerte suspiro. Continué remando hasta la salida del sol.

Tapé con un pañuelo, mi rostro, para no quemar mi blanca piel. Me tumbé en el fondo de la embarcación y dormité a ratos, más por cansancio que por sueño.

El atardecer llegó, sentía mareo y debilidad. La garganta la tenía seca, no había bebido nada de agua, desde hacía tiempo.

Me levanté con cuidado, cogí los remos, empecé otra vez a remar y oteé el horizonte.

Me pareció divisar a lo lejos una costa.

Más animada, continué remando con fuerza.

Atravesé unas fuertes olas hasta llegar a una playa.